Un mundo que avanza día a día

      No hay comentarios en Un mundo que avanza día a día

Teniendo en cuenta que cuando hablamos de ingeniería, nos referimos a toda aquella ciencia relacionada con la investigación y desarrollo de toda aquella tecnología que ayuda a satisfacer y mejorar las necesidades de la sociedad, no es algo que se tenga que tomar a la ligera, aunque no todo el mundo es consciente de ello. Y es que eso se nos ha hecho tan cotidiano, que no acertamos a darnos cuenta del trabajo y estudio que eso acarrea, pero por suerte muchas mentes ávidas de conocimientos se interesan por esto, con lo que todo sigue adelante con mayor o menor rapidez.

El mundo de la ingeniería es apasionante, y lo mejor es que tiene un montón de vertientes que, por poco que te interese esta ciencia, siempre encontrarás alguna especialización a la que engancharte. Yo vengo de una familia de ingenieros, diez se pueden contar entre los integrantes de ella, y os puedo asegurar que ninguno hemos llegado a tener ninguna asignatura en común, más allá de algunas nociones de matemáticas o física. Lo que intento decir es que cada uno hemos elegido una rama distinta, pero quedaron tantas que todavía podríamos esperar que otros parientes se dedicaran a ello, y seguro que tampoco repetiríamos la especialización, jeje.

En casa tenemos de todo: informáticos, físicos, peritos agrónomos… y una larga lista de profesiones que no contaré ahora, pero que no está nada mal para ser una familia de clase media, que claramente ha logrado superarse. Aunque a mí, la verdad, lo que me motivó no fue precisamente el status social ni el sueldo que se pudiera llegar a ganar, sino el estar en un campo que ayuda a cambiar todo lo que nos rodea, mejorándolo y haciendo que con cada nueva innovación el mundo se sorprenda por un momento, hasta que acaba aceptándolo como algo normal y cotidiano.

Hace tiempo que tenía ganas de escribir un blog así, lleno de novedades y noticias interesantes, pero también de las vivencias que experimentamos aquellos que nos dedicamos a las ingenierías. Somo personas de carne y hueso, aunque eso de ser “ingeniero” todavía suene a algo así como un ser superior. No lo somos, y aunque tenemos que estudiar y prepararnos duramente para alcanzar ese título, también nos divertimos con las cosas más simples y corrientes. Eso lo comprobaréis si leéis estas páginas, os daréis cuenta de qué normales podemos llegar a ser, jeje.

Aquí tenéis también vuestra casa si queréis compartir  también algunas de vuestras vivencias, sobre todo si también sois estudiantes de alguna ingeniería o ya pertenecéis a este gremio. Cambiar impresiones y experiencias nos enriquecerá a todos, ya lo veréis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *